CAPITÁN el perro más fiel vive en la tumba de su dueño. ¡INCREÍBLE!

Desde que murió su amo se fue de la casa para estar cerca de él, aunque nadie le indicó dónde estaban los restos. Cada día, a las 6 de la tarde,se acuesta junto a la lápida y se niega a regresar a su hogar.

^A0140EC30ACF201CDDDCEC42151CE1ED4F650DD0F217B6F2AC^pimgpsh_fullsize_distr

 

Sorprendente y emotiva historia la que nos llega desde Argentina. Que los perros son unos de los animales más fieles del planeta, no es ninguna novedad. Aún así, la historia de “Duque” y su devoción a su dueño no deja de sorprender y conmover. Nos recuerda la conmovedora historia de “Capitán“.

Un can demuestra toda su fidelidad a su dueño, a pesar de la inexorable distancia de la muerte. El animalito vive en un pozo que hizo sobre la tumba de su amigo de toda la vida. Conmovedor. El no entiende el significado de la muerte. Su dueño falleció hace tiempo, pero sigue siendo su fiel compañero y permanece hasta resguardado en un hueco que sus propias patas cavaron en la tumba de quien fue su cuidador, su amigo, el compañero de la vida.

La imagen recorre el mundo a través de las redes sociales. Si bien no da una ubicación precisa, el bichito vive en ese cementerio hace tiempo, y hubo varios intentos de llevarlo a un lugar más adecuado. No hubo caso. Su instinto le dice que tiene que estar allí. Siempre protegiendo a su dueño. 

1

Otras historias que nos conmovieron
Bobby. Bobby era el perro de John Gray que un policía escocés tenía como compañero. Gray murió de tuberculosis y Bobby acompañó al féretro en el funeral y se quedó sobre la tumba de su compañero durante catorce años, hasta que al final murió. Lealtad de por vida, en todos los sentidos.
Fido. Este perrito tiene una historia parecida a la de Hachicko. Y es que acompañaba a Luiggi, su dueño, cada día a la estación de ferrocarril. Pero la Segunda Guerra Mundial hizo que Luiggi fuera reclutado y llevado a Rusia. Fido siguió esperándolo en la estación durante años.
Collie. Esta es la historia de Collie, un perro de Argentina. Llegó a la tumba de su dueño cuando enterraron a este y aunque los familiares quisieron ir a buscarlo para llevarlo a casa, este siempre huía y hasta llegó a esconderse entre las tumbas para que no lo encontraran. Permaneció sobre la tumba de su dueño durante 9 años, hasta que falleció.

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *