Aumentan los suicidios caninos !!

Tener encerrado a un perro sin salir en casa es sinónimo de maltrato. No sólo pegar a un perro significa maltratarlo, mantenerlo encerrado sin salir y sin la atención necesaria también es maltratarlo. Este tipo de encierros y desatendimiento de los perros les lleva hasta tal punto de desesperación que algunos intentan escapar como pueden, en algunos casos mueren en el intento, y otros, si no pueden escapar, terminan eligiendo la opción de suicidio.

aumentan los suicidios de perros

Uno de los casos que se han grabado ha sido el de un galgo en el barrio de Aluche, Madrid, que había sido maltratado y llevaba mucho tiempo encerrado. El perro pide socorro a su manera, pero finalmente se arroja al vacío y, tras estar agonizando durante varios minutos, muere.

Pero no es un caso aislado, la fiscalía ha pedido a policía municipal que investigue el aumento de estos sucesos a los cuales se ha denominado “suicidios caninos”

No hace falta pegar a un perro para maltratarlo. Tenerlo encerrado sin salir también lo es. Hasta tal punto llega el encierro que algunos se acaban tirando al vacío. Es lo que señaló la fiscalía de medio ambiente de Madrid, que solicitó a la Policía Municipal que investigara lo que denominó “suicidios caninos”. Las mascotas, eso sí, no se suicidan. Pero sí hacen cualquier cosa para huir de su cautiverio, incluido tirarse al vacío.

 

La Fiscalía General de Medio Ambiente ha pedido a la Policía Municipal de Madrid explicaciones por una serie de «suicidios caninos» ocurridos en la capital durante los últimos meses. Señala la institución que a lo largo del verano se han presentado por parte de los agentes varios atestados de perros muertos que podrían ser calificados como suicidios. En un escrito remitido al Ayuntamiento de Madrid el pasado 9 de septiembre se indica desde la Fiscalía que «es sintomático comprobar que se trata de una serie de supuestos que anteriormente no tenían lugar o, si ocurrían, eran casos bastante aislados». Añade que «últimamente, sin embargo, la frecuencia con la que se vienen produciendo es llamativa».

Ante esta extraña situación, desde la Fiscalía se ha pedido a los agentes que se «profundice la investigación con el objeto de comprobar que no se está introduciendo algún nuevo modus operandi dentro del contexto de los actuales delitos de malos tratos a animales domésticos y se trate de ocultar los mismos bajo la apariencia de suicidios».

El documento fue remitido por parte de la Fiscalía General del Estado a la Unidad de Medio Ambiente de la Policía Municipal, que tiene su sede en uno de los pabellones de la Casa de Campo.

Fuentes de la Policía Municipal han confirmado que se han abierto varios atestados de posibles suicidios caninos en los últimos meses en varios distritos periféricos de la capital. En al menos tres casos los perros cayeron desde balcones de pisos altos al vacío y en otro de los asuntos el animal se asfixió con una bolsa de plástico.

Uno de ellos ocurrió en un piso de la Ronda del Sur, número 213, en el barrio de Entrevías del Puente de Vallecas. El animal cayó al vacío desde la terraza de la casa, donde se encontraba confinado.

En todos los atestados policiales con perros fallecidos de forma violenta siempre se investiga si hay indicios de maltrato. En los casos en los que se ha concluido que podría tratarse de un suicidio es porque no hay elementos para pensar en que ha existido un daño intencionado al animal por parte de sus dueños, según fuentes policiales.

Los agentes encargados de estas investigaciones son los miembros de la Policía Judicial de la Unidad de Medio Ambiente. Son funcionarios especializados en este tipo de averiguaciones si han ocurrido en la capital ya que fuera de esa demarcación la competencia es del Seprona.

El problema principal para los agentes es determinar cuándo se trata de una muerte accidental del animal y cuándo se trata de un posible suicidio.

En varios casos se ha concluido que el animal ha podido tomar la decisión de arrojarse a la calle desde una gran altura sin que haya mediado maltrato de los dueños que además se encontraban en el domicilio en el momento del suceso. En el caso del perro que murió asfixiado, se señalaba que metió de forma extraña la cabeza en una bolsa de comida y que no la sacó. El informe policial determinó, además, que el animal estaba bien cuidado y alimentado.

Varios veterinarios consultados por este periódico señalaron ayer que, en algunos casos, los animales han recibido antidepresivos debido a su estado. Pero todos ellos creen que el animal no tiene conductas suicidas.

Fuente: http://www.elmundo.es/madrid/2016/09/15/57d9cb98468aeb06368b4622.html

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *