Desmontando Mitos: No, un año de un perro no equivale a 7 años humanos ¡COMPARTE!

¿Es verdad que un año perruno equivale a 7 años humanos? ¿Cómo es la equivalencia años humanos vs. años de perro? ¿Viven todos los perros igual?

Independientemente de si tienes perro o no, incluso de si te gustan los canes o, por el contrario, les tienes miedo, seguro que en algún momento de tu vida has oído esa curiosa equivalencia, la que relaciona los años caninos con los humanos. Y es que al parecer, según la creencia popular, un año canino equivale a 7 años humanos. Nada más lejos de la realidad.

Si la regla del 7 fuera cierta, podríamos tener hijos con 7 años

De ser esto cierto, ¿no habría más personas que superasen los 100 años? Después de todo, no es muy complicado encontrar perros con 15 años en un estado aceptable. Siguiendo esta dinámica de la equivalencia, los humanos podríamos reproducirnos con solo 7 años.

Hoy nos proponemos investigar este mito, desterrarlo y ya de paso, aprender cómo calcular la edad de nuestra mascota.

Origen de la regla del 7

Entonces, ¿por qué está en la mente de todos? A decir verdad, no siempre ha sido así. De acuerdo con el Wall Street Journal, consta la existencia de documentación para calcular la equivalencia perruna en la Abadía de Westminster que data del año 1268. En ella, se estima que la edad media de los perros es de 9 años por 81 años de una persona, con lo cual, el ratio sería 1 a 9.

Todo apunta que el naturalista francés Georges Buffon estimaba una vida media de los perros de entre 10 y 12 años por 90 a 100 años de una persona, una referencia bastante desacertada, teniendo en cuenta que la esperanza de vida actual es mayor que nunca. Por ejemplo, según el Instituto Nacional de Estadística en España, en el año 2017 se encuentra en 80,4 años para hombres y 85,9 años para las mujeres.

A decir verdad, la equivalencia 1 año canino es igual a 7 humanos se cree que es del siglo XX y que, de hecho, se trató de una estrategia de marketing, según cuenta el veterinario William Fortney de la Universidad de Arkansas:

Mi intuición me dice que se trata de un asunto de marketing, una forma de animar a los dueños a llevar a sus mascotas al veterinario al menos una vez al año.

Nos explicamos: si empezamos a realizar nuestras cábalas, humanizamos a nuestra mascota idealizándola como si tuviera 65 años y estuviera a punto de jubilarse, con los achaques propios de la edad.

¿Por qué es una creencia falsa?

La esperanza de vida de un can varía en función de su estilo de vida, hábitos y sobre todo el tamaño de la raza. Además, no envejecen igual en sus años tempranos que durante su senectud, por lo que es absurdo asimilar los procesos de envejecimiento humano y canino, y carece de sentido homogeneizar su edad incluso dentro de la misma especie.

Durante su primer año de vida, los perros crecen 20 veces más rápido que los hombres pero solo envejecen 5 veces más rápido

Un perro puede reproducirse con un año porque estos animales se desarrollan mucho más rápido. A decir verdad, su desarrollo completo tiene lugar en los dos primeros años de vida. Por tanto, si hiciéramos equivalencias con los humanos en los años iniciales, superaría con creces los 7 años.

El investigador A. Lebeau estudió hace más de medio siglo las fases de crecimiento del perro y llegó a una conclusión insólita: durante su primer año de vida, crece 20 veces más rápido que los humanos, pero envejecen solo 5 veces más rápido.

Qué fácil nos parecía todo con la equivalencia 1 a 7, ¿verdad?

Aunque se desconoce la causa científica, los perros grandes viven menos que los pequeños, algo que choca con la lógica que podemos encontrar en la naturaleza. Normalmente, cuanto más grande, más longevo. Todo un lío que Daniel Promislow y Kate Creevy de la Universidad de Georgia han intentado esclarecer.

Según Creevy:

Los perros pequeños alcanzan la madurez reproductiva y ósea antes, lo que les permite estar más tiempo en la edad adulta, un periodo en el que envejecen más lentamente.

Por otro lado, los perros grandes requieren dos años para alcanzar su madurez y posteriormente, en algunos casos, solo viven 5 o 6 años más.

Esta diferencia en la esperanza de vida sorprende bastante a la Dra. Creevy:

Esto no se da en ningún otro animal. No hay otra especie en la que haya tanta diversidad como en los perros. Es posible que la causa se deba a esta enorme variación en los tamaños de los perros que hemos ido creando a lo largo de los años.

O sea, que la ingeniería genética que el humano ha ido desarrollando en los perros es la causa más que probable de estas enormes diferencias en la longevidad de las razas perrunas.
Entonces, ¿cuál es la esperanza de vida de mi perro?

La BBC ha recogido la investigación de Daniel Promislow y Kate Creevy de la Universidad de Georgia en la que han sido capaces de sintetizar las particularidades del crecimiento de los perros y la variación en función de su raza para elaborar una operación matemática que permita el cálculo de la edad.

Para simplificar el cálculo, han elaborado una tabla que nos devuelva la edad de nuestro perro en función de su peso.

Así que ya sabes, la próxima vez que alguien intente extrapolar la edad de su perro a la humana, o le explicas detenidamente toda la teoría de Creevy y Promislow o le pasas este artículo.

Fuente: urbantecno.com

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *