Su familia de acogida notó que el perro nunca dormía y los miraba toda la noche. La razón es devastadora…

Adoptar una nueva mascota y darle un nuevo hogar es un acto muy noble y precioso. Este viene con la promesa de la aceptación de todo lo relacionado con el nuevo miembro de la familia sin saber todo sobre su vida anterior. Una familia aprendió esto de un perro al que habían rescatado de un refugio a través de un hábito peculiar que expuso todas las noches.

La familia estaba tan feliz de tener su nuevo perro, y el adorable Golden Retriever correspondido el amor en todos los sentidos. Jugó, se fue a pasear, se acurrucó interminablemente y era el complemento perfecto para su nueva familia. Sin embargo, el perro tenía un hábito que era muy inusual en un perro.

Todas las noches antes de acostarse, el perro se sentó con lealtad posándose afueras de la habitación sus nuevos dueños, mirándolos. No tenían idea de por qué y pensaron que era sólo una consecuencia de tener que adaptarse a su nuevo entorno, y que finalmente se detendría.

Pero cada mañana se despertaron para encontrar a su perro exactamente en el mismo lugar y sin dejar de mirar. El perro no dormía en toda la noche.

Preocupados por este comportamiento inusual, los dueños llevaron a su nuevo perro al veterinario, con la esperanza de comprender lo que estaba detrás de este comportamiento que nunca habían visto en ningún perro antes. El veterinario no tenía la respuesta, sin embargo, les dijo que su perroestaba 100 % saludable, a pesar de que no podía explicar el singular comportamiento.

Su perro era saludable. Entonces, ¿qué había pasado?

Aún con la curiosidad, decidieron ir al refugio donde habían rescatado a su perro. Ellos querían interrogar al refugio y saber todo lo posible sobre la historia de su perro antes de convertirse en un miembro de su familia. Es decir, si había algo que se les pudieran decir al respecto. Lo hubo, y les rompió el corazón.

El refugio explicó cómo el perro había llegado a ellos. Parece que una noche, su anterior dueño había sedado al perro, dejándolo completamente inconsciente, y fue así es como lo entregó al refugio. Cuando se despertó su dueño se había ido.

Su perro estaba preocupado que lo abandonaran de nuevo si se dormía

Cuando conocieron de la historia del perro, la familia no pudo evitar llora. ¿Cuán cruel podría ser alguien para haber hecho tal cosa? Pero también tenían la respuesta que buscaban. Cuando regresaron a casa, inmediatamente  colocaron la cama del perro justo al lado de la suya. Querían expresarle a su perro que lo querían y que ellos nunca en la vida le harían algo así.

El perro pronto aprendió a confiar y, en consecuencia, desarrolló el nuevo hábito de dormir bien toda la noche. El “para siempre” en su nuevo hogar para siempre significaba exactamente eso: para siempre.

Fuente: www.lagranepoca.com

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *