7 trucos para entender el lenguaje de los perros ¡COMPARTE!

Los perros se comunican entre sí y con los seres humanos utilizando un lenguaje no verbal, es decir atraves de una serie de movimientos y posiciones. Esto nos dificulta la comunicación con ellos ya que la mayoría de las veces no entendemos que es lo que nos quieren decir. Sin embargo, vamos a facilitarte la tarea resumiendo en 7 trucos todos los aspectos importantes del cuerpo de un perro, para que aprendas a saber que es lo quiere comunicarte tu mascota cada vez que haga un movimiento de esta zona ¿Estas preparado? ¡Pues toma papel y lápiz para apuntar estos 7 maravillosos consejos!

1. Los ojos

Al mirar los ojos de un perro, debes prestar atención a la parte blanca del mismo (la esclerótica), y considerar el enfoque y la intensidad de la mirada del animal. Cuando un perro se siente tenso, sus ojos pueden aparecer más redondeados de lo normal, o pueden mostrar un blanco mayor alrededor del ojo (a veces conocido como “ojo de ballena”). La dilatación de las pupilas también puede ser un signo de temor o excitación, que pueden hacer que los ojos parezcan “vidriosos”, lo que indica que se siente amenazado, estresado o asustado. Un perro relajado a menudo entrecierra los ojos, de modo que puede verse en forma de almendra sin mostrar nada de blanco.

2. La boca

Un perro relajado tendrá su boca abierta y puede ser jadeante, sin tensión bucal o facial; Las esquina de la misma pueden verse ligeramente levantadas hacia arriba. Si está temeroso o tenso, puede tener la boca cerrada, atrayendo sus labios hacia atrás en las esquinas (conocido como “labio largo”). Si jadea pero cierra la boca de repente puede estar indicando un mayor estrés hacia algo del medio ambiente. De hecho, puede incluso llegar a babear como un signo de miedo o estrés extremo. Si emite una advertencia física, puede arrugar la parte superior del hocico, a menudo tirando de los labios hacia arriba para mostrar los dientes delanteros.

Dicha advertencia puede venir con la frente tensa, ojos rígidos (pupila dilatada y una gran esclerótica), o acompañada de un gruñido. Algunos perros muestran una “sonrisa de sumisión”, un gesto donde muestra los dientes delanteros, pero con el objetivo de ser simpático. Por lo general, se muestra cabizbajo, menea la cola, aplana las orejas, adopta una postura corporal suave, y relaja los dientes. Los dientes no siempre muestran agresión; es importante considerar todo el cuerpo y el contexto para entender lo que dice un perro. El bostezo y lamerse los labios puede ser un signo temprano de estrés, sobre todo cuando se acompaña de una boca apretada y, a menudo, un quejido. Por ejemplo, cuando conoce a un perro nuevo y extraño.

3. Las orejas

Los perros tienen una amplia variedad de tipos de orejas. Aunque puede ser más fácil para nosotros ver a los perros con las orejas erguidas, incluso aquellos que las tienen flojas (como los Basset) pueden moverlas hacia adelante y hacia atrás para mostrar diferentes emociones; Basta con mirar la dirección de la base de la oreja. Cuando un perro está relajado, sus orejas pueden estar ligeramente hacia atrás o hacia fuera. A medida que se vuelve más excitado, los oídos se mueven hacia adelante, apuntando hacia un tema de interés. Además, en este caso también se suele arrugar la frente.

4. La cola

Al observar la cola de un perro, hay dos cosas a considerar: la posición de la base, y cómo se está moviendo. Un perro relajado sostiene su cola en una posición neutral, extendiéndose hacia fuera de la espina dorsal, o quizá debajo del nivel de la misma. A medida que se vuelve más excitado o emocionado, la cola se eleva por encima del nivel de la columna vertebral. Su movimiento puede ser de lado a lado, o bien circular. Si se muestra excitado, también se puede elevar por encima de la columna. Asimismo, podría moverla de lado a lado en movimientos cortos y rápidos a medida que se pone más nervioso. Un perro temeroso meterá la cola entre sus patas traseras, aunque podría mantenerla rígida contra el vientre, o agitarla rápidamente.

5. El pelo

Al igual que ocurre cuando se nos pone “la piel de gallina”, el pelo de los perros puede elevarse a lo largo de su espalda cuando está trastornado o excitado. Esto también se conoce como erección pilosa, y puede ocurrir a través de los hombros, abajo de la espina dorsal, y sobre la cola. Esto no siempre significa que una agresión es inminente, pero es un indicador de que el perro está emocionado o molesto por algo. Es por eso que un perro asustado también desechar más pelo de lo natural.

6. El sudor

Es cierto que la manera más característica que los perro emplean para refrescarse es el jadeo continuo, pero esto también puede considerarse un signo de estrés, particularmente si el jadeo es rápido y viene acompañado de una boca estrecha con arrugas de tensión a su alrededor. Sin embargo, los perros también tiene la capacidad de sudar a través de sus patas; De hecho, puedes notar que un perro que jadea excesivamente puede dejar huellas húmedas en el piso si está particularmente trastornado.

7. Postura corporal general

Cuando quieren jugar, los perros suelen comenzar con una postura arqueada, así como exagerados movimientos faciales y corporales. Si un perro es juguetón, estará suelto y ondulado, haciendo muchos movimientos y breves pausas durante el juego. Si parece rígido, se mueve lentamente, o se aleja poco a poco, podría no estar interesado en la interacción social con ese otro perro. Mirar hacia otro lado, oler, rascarse, acostarse u otros comportamientos de evitación también pueden indicar que no quiere jugar más. Si está temeroso puede inclinarse hacia atrás, temblar, agacharse, bajar el cuerpo o la cabeza, o rodar sobre su costado o espalda.

A menudo, sus ojos puedes estar completamente abiertos, con unas pupilas grandes, la frente arrugada, y una cola baja o doblada. Si está extremadamente temible, puede quedarse muy quieto o intentar escapar, o incluso orinar o defecar cuando se acerque ese otro perro. Un perro que muestra un lenguaje corporal agresivo, se verá grande, de pie y con la cabeza elevada por encima de sus hombros. El cuerpo estará tenso, con el peso sobre las cuatro patas o inclinándose ligeramente hacia adelante. Asimismo, podría tener el hocico arrugado, unos labios acortados y los ojos entrecerrados

Fuente: www.paraloscuriosos.com

 

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *